Ensalada de Farro Mediterránea para el Verano

img
Por Marie Hemphill

A medida que los días se hacen más largos y cálidos, nuestros antojos cambian naturalmente hacia comidas más ligeras y frescas. Para aquellos en busca de inspiración, esta Ensalada de Farro Mediterránea para el Verano es una elección perfecta. No solo está llena de sabores y texturas, sino que también ofrece una gran cantidad de nutrientes, es saciante y puede servirse a temperatura ambiente o fría. Además, es amigable con la histamina, lo que la hace adecuada para quienes tienen preocupaciones al respecto.

La misma versatilidad se aplica a la creación de recetas. Tener una comida que cumpla con diversos criterios nutricionales mientras satisface el paladar es una combinación ganadora.

A continuación, discuto la importancia nutricional y los aspectos amigables con la histamina de cada ingrediente en esta vibrante ensalada. ¡Buen provecho!

Ingredientes

- 2 1/2 a 3 tazas de farro orgánico cocido a temperatura ambiente o tibio (hervido en caldo de hueso o caldo a elección)
- 1/3 taza de corazones de cáñamo orgánicos
- 1 1/2 tazas de espárragos frescos orgánicos, cortados en trozos pequeños
- 4 rábanos medianos crudos, en rodajas
- 1 cebollín grande o 2 pequeños, en rodajas finas
- Ralladura de 1 limón
- 6-8 hojas grandes de albahaca fresca, enteras o ligeramente rasgadas
- 6-8 hojas grandes de menta fresca, en rodajas finas
- Sal marina celta
- *Opcional: mozzarella de búfala pequeña (de pastoreo, sin OGM)

Aderezo de Limón y Albahaca

- Jugo de medio limón
- 1 cucharada de albahaca fresca, en rodajas finas o chiffonade
- 2 cucharaditas de sal marina celta
- 1/3 taza de aceite de oliva virgen extra
- 1 diente de ajo, rallado
- 1 chalote mediano, finamente picado

Instrucciones:

1. Usa un frasco con tapa, agrega todos los ingredientes del aderezo, agita vigorosamente y ponlo en el refrigerador para enfriar.
2. En una sartén de hierro fundido o una sartén a fuego medio-alto, saltea los espárragos en seco durante 5 minutos, volteándolos ocasionalmente y añadiendo una pizca de sal marina celta antes de sacarlos del fuego.
3. En un tazón grande, agrega el farro cocido, los rábanos en rodajas, los cebollines, los corazones de cáñamo, la ralladura de limón, los espárragos tibios, las hojas de albahaca y menta, y la mayor parte del aderezo de limón y albahaca (reserva un poco para verter antes de servir). Mezcla suavemente para incorporar el aderezo.
4. Opción adicional: una vez lista para servir, añade la mozzarella de búfala pequeña entre la ensalada, déjalas enteras o ábrelas ligeramente. Adorna cada bola con un chorrito de aderezo y ralladura de limón.

Consejo: Selecciona productos orgánicos para los ingredientes frescos o todos los ingredientes si es posible.

Las Estrellas Nutricionales

Farro

El farro es un grano antiguo que ofrece un sabor rico y a nuez, y una textura masticable. Cocinarlo en caldo de hueso agrega una capa de profundidad y nutrientes adicionales. El farro es una excelente fuente de fibra, que ayuda a la digestión y a mantener niveles estables de azúcar en la sangre. También es rico en proteínas, proporcionando una fuente vegetal de este macronutriente esencial. El farro contiene una variedad de vitaminas y minerales, incluyendo magnesio, hierro y zinc, cruciales para la salud metabólica, la función inmunológica y el bienestar general. Como un grano bajo en histamina, el farro es una opción segura para quienes tienen intolerancia a la histamina.

Corazones de Cáñamo

Los corazones de cáñamo son pequeños pero poderosos. Estas semillas están llenas de proteínas de alta calidad y contienen los nueve aminoácidos esenciales, lo que las convierte en una fuente completa de proteínas. También son ricas en grasas saludables, particularmente ácidos grasos omega-3 y omega-6, que apoyan la salud del corazón y reducen la inflamación. Además, los corazones de cáñamo proporcionan una excelente fuente de magnesio, hierro y zinc. Los corazones de cáñamo son generalmente bajos en histamina, lo que los hace una adición segura y nutritiva a esta ensalada.

Espárragos

Los espárragos son un favorito de la primavera, conocidos por su delicado sabor y numerosos beneficios para la salud. Son bajos en calorías pero ricos en vitaminas A, C, E y K, así como en folato. Estos nutrientes son esenciales para la función inmunológica, la salud de la piel y la fortaleza ósea. Los espárragos también contienen una combinación única de nutrientes antiinflamatorios y antioxidantes, lo que los convierte en un poderoso aliado para combatir el estrés oxidativo. Los espárragos frescos se consideran bajos en histamina y son una excelente opción de vegetales para quienes manejan la intolerancia a la histamina.

Rábanos

Los rábanos añaden un crujido picante a la ensalada, junto con un impulso de nutrición. Son bajos en calorías y ricos en vitaminas C y B6, potasio y fibra. El alto contenido de vitamina C ayuda a fortalecer el sistema inmunológico, mientras que el potasio apoya la salud del corazón al ayudar a regular la presión arterial. Los rábanos son bajos en histamina, lo que los hace una opción amigable con la histamina para esta ensalada.

Cebollines

Los cebollines, o cebollas verdes, ofrecen un sabor suave a cebolla y son ricos en vitaminas A, C y K. Estos nutrientes son esenciales para mantener una visión saludable, la piel y los huesos. Los cebollines también proporcionan una buena cantidad de folato, importante para la síntesis y reparación del ADN. Los cebollines frescos se consideran generalmente bajos en histamina y son seguros para quienes tienen sensibilidad a la histamina.

Hierbas Frescas: Albahaca y Menta

La albahaca y la menta no solo mejoran el sabor, sino que también aportan importantes beneficios para la salud. La albahaca es rica en vitaminas A y K, que apoyan la salud ocular y la coagulación sanguínea, respectivamente. También tiene propiedades antiinflamatorias gracias a sus aceites esenciales. La menta, por otro lado, ayuda a la digestión y tiene un efecto calmante en el tracto gastrointestinal. También es rica en antioxidantes, que ayudan a proteger el cuerpo contra los radicales libres. Tanto la albahaca como la menta son hierbas bajas en histamina, lo que las hace perfectas para una dieta amigable con la histamina.

Ralladura y Jugo de Limón

La ralladura y el jugo de limón añaden un refrescante sabor cítrico a la ensalada mientras ofrecen una buena dosis de vitamina C. Esta vitamina es esencial para el crecimiento y la reparación de tejidos en el cuerpo y ayuda a proteger contra enfermedades cardiovasculares, problemas de salud prenatal, enfermedades oculares y arrugas en la piel. El jugo de limón fresco es típicamente bajo en histamina y puede consumirse con moderación por aquellos con intolerancia o sobrecarga de histamina.

Aceite de Oliva Virgen Extra

Un pilar de la dieta mediterránea, el aceite de oliva virgen extra es rico en grasas monoinsaturadas, que son saludables para el corazón y ayudan a reducir el riesgo de enfermedades cardiovasculares. También contiene antioxidantes y propiedades antiinflamatorias, lo que lo convierte en una adición beneficiosa a cualquier dieta. El aceite de oliva virgen extra es bajo en histamina y es una fuente segura de grasa para quienes tienen intolerancia o sobrecarga de histamina.

Ajo y Chalotes

El ajo y los chalotes aportan profundidad y complejidad al aderezo de la ensalada. El ajo es conocido por sus propiedades de refuerzo del sistema inmunológico, gracias a sus altos niveles de compuestos de azufre. Los chalotes proporcionan un sabor más suave en comparación con las cebollas regulares y son ricos en antioxidantes, vitaminas y minerales que apoyan la salud general. Tanto el ajo como los chalotes son generalmente bajos en histamina cuando están frescos, lo que los hace adecuados para una dieta amigable con la histamina.

Sal Marina Celta

La sal marina celta es una sal natural y no refinada que contiene una variedad de minerales traza que a menudo se eliminan en la sal de mesa regular. Estos minerales incluyen magnesio, potasio y calcio, que son esenciales para mantener el equilibrio electrolítico adecuado en el cuerpo. La sal marina celta es un condimento bajo en histamina, lo que la convierte en una opción segura para realzar el sabor de esta ensalada.

Opcional: Mozzarella de Bufala Pequeña

Agregar mozzarella de búfala pequeña no solo mejora la cremosidad y riqueza de la ensalada, sino que también aporta proteínas de alta calidad y calcio, importantes para la salud muscular y ósea. Cuando se obtiene de vacas de pastoreo y sin OGM, este queso también está libre de hormonas sintéticas y antibióticos. Mientras que los quesos añejos son altos en histamina, los quesos frescos como la mozzarella son generalmente más bajos y pueden ser tolerados por algunas personas con sensibilidad a la histamina.

Conclusión

Esta Ensalada de Farro Mediterránea para el Verano es más que una deliciosa comida; es una celebración de ingredientes orgánicos y densos en nutrientes que nutren el cuerpo y deleitan el paladar. Al elegir productos orgánicos, no solo apoyas tu salud, sino que también promueves prácticas agrícolas sostenibles y amigables con el medio ambiente. Además, con su enfoque en ingredientes bajos en histamina y su alineación con los principios de la dieta mediterránea, esta ensalada es una opción segura y sabrosa para quienes manejan la intolerancia o sobrecarga de histamina. Así que, reúne tus ingredientes, abraza los sabores de la temporada y disfruta de los innumerables beneficios para la salud en cada bocado de esta vibrante ensalada.

Para más de Marie, visita su Instagram

0 Comment

Leave a Comment

Please note, comments must be approved before they are published

img
img